Más egotista que nunca

Recuerdo la primera vez que hablé de mí, conocer el yo y el poder de narrar en primera persona mi vida; yo esto, yo aquello, decirlo sin más. Es fácil escribir acerca de sí mismo, es, incluso, más sencillo que hablarlo, porque hablado resultas una persona egoísta, pero escrito es diferente, es un recurso facilísimo. Me gusta ser parte de las personas involuntariamente, que me conozcan, que retengan un poco de mí: una palabra, una canción, un gesto, lo que sea. Por ejemplo, me gusta regalar música que me agrada, y de vez en cuando he regalado algún disco con canciones de aquella banda de culto que toca blues y que se llama igual que como se conoce a Real de Minas de Nuestra Señora de la Limpia Concepción de Guadalupe de los Álamos de Catorce; no sé, es egotismo puro, pensar que uno tiene la razón, que lo que uno cree es lo mejor, e inculcarlo por ahí a todas esas personas ávidas de más, abiertas a nuevos rumbos, es sencillamente delicioso.

Uno va por ahí, por la vida, dejando un poco de sí en todo lo que conoce (voluntaria e involuntariamente). Cuando llegas a este mundo eres algo nuevo, completamente diferente a lo existente, y te espera (el mundo) con ansias de ti. Algunos han llegado a cambiar la manera en que el mundo espera, por no decirlo de manera más obvia. Sin más, hoy le dije a un taxista que en algún momento de mi vida me gustaría practicar su profesión, así, como quien habla desde el asiento trasero. Si tienes suerte, si te encontraste a uno de aquellos que les gusta charlar en el trayecto y hacer el viaje más ameno (qué banal yo), te contará y te explicará bastante —bastante es sinónimo de suficiente—. Quizá mañana cuando a la hora de la comida esté por comerme unos ricos tacos al pastor, le cuente al taquero que en algún momento de mi vida me gustaría rebanar el trompo y hacer volar la piña, aunque esta vez estaría mintiendo.

Hoy es 10 de mayo, felicidades a todas las madres, a mi madre.

real de catorce
Blues y luz

¡Ah! Y quería compartir desde hace un tiempo esto con ustedes, es el altar que le tengo al maese José Cruz en la cima de mi librero.

Anuncios

Híkuri

hikuri

El desplazamiento del venado azul

Viviremos esparcidos en un caos acogedor, en una maraña de historias, inmersos en una vigilia incesante. En una independencia de quinto piso. Así, bajo el cielo sin estrellas de la ciudad desesperada.

¿Que por qué no le temo al infierno? Mi vida se desenvuelve alrededor de elementos encaminados a permanecer en el calor profundo. No hay nada más eterno que vivir a la espera de la espera. ¿Que por qué no le temo al infierno? Es más calcinante vivir en el etéreo frío eterno.

Yo soy un exiliado de mi consciencia, y a ciencia cierta desconozco si conozco mi mente pedestre en un estado no atado al caminar y desandar por estos lares, aquellos lugares, de magia y rabia, donde quizá yo soy un paria que se fugó en mí, o en si, o en sol, dolor, ardor, color.

Así voy caminando, escuchando mi sístole y diástole, que retumba como escila y caribdis y me dice en cada paso, me repite en cada paso el alud, el alud, el alud…

He cambiado el tema

El tema es el colorsito y la forma en que les presento lo que escribo por aquí, espero que les guste, si quieren puedo volver a poner el otro, por si ya estaban familiarizados.

Les dejo una foto:

Vacío

Vacío

Fotografías hacia arriba

¡Ya sé! Les fallé con la entrada del 6 de Octubre, pero el 5 puse varios posts, así que no se me enojen si no puedo postear diario… lo intento, lo intento. Les dejo unas fotos solamente:

Colección "hacia arriba y sin razón"

Tazón de tela, Colección "hacia arriba y sin razón"

Torre latino, Colección "hacia arriba y sin razón"

Torre latino, Colección "hacia arriba y sin razón"

Micrografía, ídem

Micrografía, ídem

Quedan otras de la misma colección, tomadas por mí, también está la colección contraria, creo que empezaré a exponer por acá mi faceta como fotógrafo frustrado y expondré las fotografías de cuando tenía cámara…

Expresión fija

(Nótese que esto está escrito en “frustraciones”, así que no esperen un orden, no esperen un mensaje, no esperen nada, simplemente…)

Simplemente tengo ganas de escribir sin necesidad de informar nada. Sé que este post no traerá nada nuevo a ustedes, y seguramente deberían dejar de leer aquí porque lo que sigue es aún más redundante y sin significación alguna para nadie. Esto es lo que uno hace mientras se intenta recordar qué hay de tarea, derramar palabritas, sacar el automatismo de los verbos y abrir una puerta directa al subconsciente sin llegar a sentirme vulnerable por ningún lado. Pensar, no pensar, teclear, sentir la música, recordar.

Évolo

Évolo

Quizá, quizáz, quizá el surrealismo haya entrado por mis ojos, llegado a mi torrente sanguíneo, andado por mi cuerpo y ahora esté seduciendo suavemente las yemas de mis dedos. Es, es, es… como cuando pasa lo que debe suceder, no pasa nada, no sucede nada… ¡ahhhh! ahora es tiempo…

Ahí

Ahí

Extender, entender, extender, entender, derramar la astucia en los abismos que el innatismo mantiene alertas, sentir, percibir, libar, sentir que las palabras se convierten en fractales, ¡oh, fractales! asumir, mimetizar, influenciar las rutinas perennes de los oscuros callejones de exuberancia fútil. Sentir que el gramófono da vueltas alrededor de mí y toca la música que llevo encima. Ensiforme, vermiforme, multiforme, palabras, palabras…

Teveilisivilisionistivilisivilisión

Teveilisivilisionistivilisivilisión

¡Soy cómplice del dualismo!