Diario

Qué puedo decirles que no les haya dicho ya. Así. Sin que ustedes se dieran cuenta. Sin que yo viniera a pregonarlo en este inmenso recoveco de palabras.

Hace más de medio año que mis dedos no pisan estas líneas, pero hace más de medio año que escribo a diario, a diario, en un diario, a diario.

Pero no los olvido, ni un solo momento. Aquellos pocos ojos sinceros que visitan este blog continúan como el aliciente que me ha llevado a hacer día con día lo que hago hasta ahora.

Me dedico a relatar historias. A enlazar hechos. A preguntar. Recopilo apenas polvo de la historia diaria de la capital.

Pero no los olvido, porque ustedes son parte de mi historia, porque este lugar tiene más tiempo acogiendo mis palabras. Por eso no los olvido.

Por eso estaré nuevamente más cerca de ustedes, los que quedan, más cerca de Desnúdate y haz un ritual, aunque sea de manera esporádica y mínima, como este caso; apenas un suspiro para decirles que estoy bien, que además de las inventadas también tengo un poco de historia propia.

Despreocúpense, pronto tendrán para leer cosas sorprendentes. Nos leemos el fin de semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s