Los cuentos que yo cuento (Antología de mis días)

Ínclitos lectores de éste su humilde blog. Les doy la bienvenida nuevamente a uno de mis días pasados, los días que debo rememorar y traducir en palabra escrita para que dejen de estar en mí y se conviertan en un poco de ustedes. Sigo pensando que cada que hago esto corro el riesgo de desaparecer de mi vida los días contados, sin embargo tomo el riesgo, ¿a caso sería más recomendable guardarme mis vivencias para mí mismo? Como ya se habrán dado cuenta, este blog se ha convertido «sin querer» en una bitácora de mis pairos en un valle surreal. Qué le puedo hacer, me he abierto paso en este camino.

Por más que esta entrada haya tomado un tinte sublime, solemne, de lo que les quiero hablar es de rock, mejor dicho: de hard rock.

deep en guadalajara

Tuve la oportunidad, junto con la reina de mis horas, de asistir a un concierto de Deep Purple. Creo que sería más adecuado decir, busqué, o adquirí, o luché por la oportunidad. En este valle no llegan los boletos para los grandes conciertos, así que uno tiene que ir personalmente hasta la taquilla a conseguirlos (incluso si esta se encuentra a más de 150 kilómetros de distancia). Esto implica doble gasto en transporte: para conseguir el boleto y para asistir al concierto, ya que si nos esperamos al día del evento, seguramente no habrá más en taquilla. Pero este no fue el caso.

Cabe señalar que aquel día teníamos tres boletos, mas éramos sólo dos, así que íbamos con la inconcusa idea de “revenderlo”, claro, al mismo precio, no queríamos lucrar como hacen los malditos revendedores que le provocan tanto mal al mundo de los conciertos. No se pudo. Todavía existían boletos en la taquilla y, además, los revendedores los estaban dando más baratos (lo hacen porque a) son falsos, b) son robados).

Entramos al concierto con un boleto de más, así, como si un fantasma nos hubiera pedido permiso de ver a Deep Purple. Yo no conocía el auditorio más que por fotografías, y en realidad se veía algo pequeño. Esa es una gran ilusión que provocan los lugares vacíos, se ven mucho más pequeños que cuando están llenos, será por el fervor, la expectativa, no lo sé.

Ya que no pudimos comprar boletos más costosos, subimos por las escaleras que daban hasta el segundo balcón. Como no se llenó —cosa que me extraña por la magnitud de la banda— nos bajaron un lugar, o sea en donde irían los siguientes boletos en la lista de precios (vaya suerte, ojalá se repitiera). Nos sentamos exactamente en el centro, por coincidencia talvez, ya se habían llenado los siguientes. En verdad la vista era muy buena.

No hablaré mucho de la banda, no soy una enciclopedia del rock, pero tiene una gran trayectoria en el hard rock y además continua muy vigente, por lo menos entre los que asistentes, ya que los integrantes están algo… vetustos. Ian Gillan, vocalista, tenía que caminar hacia el fondo del escenario entre canción y canción, y a veces a mitad de una. Seguramente aspiraba un poco de oxígeno, o algo macrobiótico. Debo admitir que, aunque me gusta casi toda la discografía, esa vez yo iba a escuchar Hush. Es una manía mía, concentrarme en una canción y en esa brincar y cantar como un loco, qué loco ¿no?

Dejando de lado mis vesanias, la gran sorpresa de la noche la dio el tecladista, cuando se quitó el saco dejando ver que debajo traía una camisa de las chivas y comenzó a tocar la bamba, después la cucaracha y creo que hasta el jarabe tapatío se aventó. Después, no recuerdo cómo le hicieron, pero sin dejar de tocar las melodías mexicanas, ya estaban tocando Hush.

Esto sucedió el 27 de febrero. Nota mental: creo que no dejaré pasar mucho tiempo entre la fecha y el escrito porque me olvido de demasiados detalles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s