Sinopsis de la sinapsis

Bienvenidos sean ustedes, personas agraciadas, inquietas y curiosas. Hoy es martes, martes 2×1 en el blog. La primera entrada se titula Sinopsis de la sinapsis, y, más que ser un modismo, es una elucubración que raya entre lo posible y lo enigmático.

¿Para qué existe una persona? Después de cavilar durante días llegué a la conclusión de que una persona existe para ser recordada. Es por eso que el olvido, además de ser una palabra triste, es una acción complicada, ya que cuando uno consigue ser recordado es casi imposible que esto se revierta. De la misma manera, el antagonismo de olvidar, lo que estamos hablando ahora, es una recompensa difícil de alcanzar. Así nos podemos dar cuenta que aquello por lo que existimos no es nada fácil.

Pero, cómo ser recordado, cómo evitar que nos olviden, cómo hacer que nos recuerden antes de ser olvidados. Algunos han hecho historia con sus acciones, han conquistado tierras, han liberado pueblos, han cambiado el mundo. Aunque no todos podamos hacer algo tan heroico, siempre es bueno intentarlo, incluso si nuestras aspiraciones no son tan ambiciosas. Dedicar la vida a mejorar el mundo nos garantiza el recuerdo.

No hay nada más aburrido en la existencia que vivir para uno mismo, o para que pocas personas vivan para sí mismas. Verbigracia, un tianguero que se ha dedicado toda su vida a vender productos y a recolectar dinero para abastecerse de productos y seguir vendiendo sucesivamente, no es algo que importe. El tianguero gana el dinero suficiente para vivir bien, para que su familia viva bien y hasta ahí, sus hijos harán lo mismo y sus vidas se desperdiciarán. Vivir para uno mismo, el autovivir, es algo que se debería erradicar. Ya no vivimos en tiempos donde importe qué se hace por uno mismo sino qué se logra para el bienestar común.

El ser humano debería remunerar constantemente aquello que el mundo y la sociedad le otorga. Regresando al tema de ser recordado, imagínese usted, si aún tiene la fortuna de ver de vez en cuando a sus profesores de primaria, secundaria, etc. Usted podría saludarlos y recibir el saludo de vuelta, mas cuántos de ellos recuerdan su nombre. Si alguno lo hace, es porque usted consiguió quedar en la memoria como ellos, los profesores, lo hacen. Seguramente usted recuerda el nombre del profesor que lo enseñó a leer, ¿por qué? porque sabemos que ellos han dedicado su vida a mejorar la vida de otros cuantos.

Entonces, para qué desperdiciar la vida con el simple y banal autovivir si podemos forjar esa verdadera gloria que es ser recordado. No todos lo intentan, por eso aquellos que lo hacen casi siempre lo logran.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s