Vicisitud en la capital del rock (Segundo día en la FIL)

Martes 30 de Noviembre, 2010.

Este día comenzó temprano. Como no teníamos muchas cosas que hacer nos despertaríamos un poco tarde, 9 o 10 de la mañana, para visitar Tonalá. No fue así. Recibí un mensaje a eso de las nueve de la mañana que decía “me urge hablar con usted y con Paola” (Paola es la dueña de mis horas, la inspiradora de estas libres palabras). El mensaje lo mandó el que ha sido uno de los mejores, sino que el mejor profesor que he tenido en todos mis años como estudiante. Una persona muy respetable y de gran sapiencia. Acordamos que, junto con otra compañera, Paola y yo iríamos a las oficinas del periódico Público a una junta privada con Javier Darío Restrepo.

Era urgente puesto que nos pusimos de acuerdo faltando diez minutos para las diez de la mañana, y la junta sería a las diez y treinta. Tomamos un taxi y llegamos justo a tiempo. La otra compañera no pudo llegar a causa de la lejanía en su hospedaje (al otro lado de la ciudad).

Nos sentamos en una gran mesa ovalada dispuesta con asientos para aproximadamente quince personas. Jaime Barrera Rodríguez acompañaba a Restrepo. Cuando él me vio me dijo “Yo a ti te conozco”, refiriéndose al día anterior, donde le hice algunas preguntas. Uno a uno en la mesa nos fuimos presentando. Primero el lado opuesto a mí, quedaba yo como último. Periodistas de varias secciones, jefes de información y nosotros dos como estudiantes. Qué privilegio.

En esta ocasión también le hice dos preguntas. Cuando terminó la junta le pedimos que nos diera algunos consejos para un proyecto que estamos haciendo, con gusto nos contestó y hasta nos hizo una felicitación por escrito, la cual firmó. Habrá más información sobre esta reunión después.

Estábamos por salir de las oficinas y el periodista Mario Ramos (que llevaría a Darío Restrepo a la FIL), nos invitó a acompañarlos.

Restrepo

Mientras escribía la felicitación

En el camino surgieron algunas preguntas. Llegamos a la FIL y se despidió de nosotros no sin antes darnos un último consejo para nuestro proyecto.

Quedamos en reunirnos de nuevo con nuestros compañeros. Como cerca de nuestro lugar de hospedaje estaba una librería Gonvill, la visitamos mientras esperamos. Después fuimos al centro de Guadalajara. Frente al Hospicio Cabañas un hombre le proponía matrimonio a su novia. Este día cumplió años un compañero, pero lo celebramos hasta el día siguiente.

Anuncios

Un comentario el “Vicisitud en la capital del rock (Segundo día en la FIL)

  1. […] lectores, que el año pasado publiqué las crónicas de mis días en la FIL 2010: Primer día, segundo día, tercer día, cuarto día y quinto día (puede usted dar clic en cualquiera de las frases […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s