Lo que les quiero contar

Señoras y señores, damas y caballeros, lectores asiduos y nuevos lectores: estoy de vuelta. Sé que he tardado mucho tiempo en publicar de nuevo, sé también que ustedes no me defraudan y siguen visitando este su humilde blog. Las visitas han bajado pero no tanto como para hacerme sentir mal, en realidad al ver los números hasta me siento bien porque ustedes siguen entrando, seguramente por equivocación o para ver si hay algo nuevo aquí.

Algo que me hace sentir mal es que antes podía echarle la culpa a la ausencia de internet, pero ahora no es la ocasión. Pero créanme, no se van a arrepentir.

Este año han pasado tantas cosas, visitas inesperadas, pláticas profundísimas e inopinadas, privilegios incesantes, estados oníricos inalcanzables alcanzados, instantes atesorables, oportunidades únicas, apariciones sorprendentes, vituperaciones merecidas, viajes inolvidables… ¡vaya! tanto en este 2010. Y me pregunté ¿Qué debo hacer yo si quiero que esto perdure y se recuerde en algo más que en la poco confiable memoria propia? Así es: compartirlo con ustedes, compartirlo todo.

Estas líneas se han ido convirtiendo más en un reflejo propio y público que en una bitácora mate y privada. Lo que les quiero contar viene enseguida, en una serie de publicaciones verborréicas y polisílabas, en escritos llenos de elucubraciones y desfachateces que podrían llegar a tomarse como inverosímiles y fantasiosas, pero no lo son Lo que viene después de esto es todo real.

baúl

El baúl de los escritos empolvados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s