Mis gustos culposos

Mis gustos culposos no son culposos en sí pero producen algo de culpa. En una sociedad donde es más normal escuchar a un automóvil que lleva música de mal gusto a todo volumen, no se puede andar escuchando blues o escuchando jazz, o diciendo que te gusta tal grupo musical porque nadie lo conoce. Entonces uno se autocensura, uno se convierte en un diletante secreto.

Que si te gusta la pintura, no lo digas. Que si te gustan los pequeños detalles del atardecer, ni pienses en hablar de ello. Que si quisieras pararte a media calle y detener el tráfico sólo por la buena vista que se tiene, ni lo intentes. Así es como uno desaparece aún antes de aparecer. Uno se desvanece en la opulencia de la contaminación comunal, en eso que pretende ser un estatuto. A uno se lo come la sociedad. Y te olvidas de ti, te olvidas de lo que eras, de lo que querías, ¡ahhh!

Entonces se entra en ese duelo que, como David y Goliat, parece imposible pero no lo es. Basta con poner un poco más…

¡Maldita sea, por qué hay días como estos!

Anuncios

Un comentario el “Mis gustos culposos

  1. Disidente dice:

    Algun dia me dijeron…(yo tenia escasos 20)
    Mira juancito, cuando cumplas los 40, vos vas a pensar exactamente lo contrario de los que pensas ahorita…
    Seria preocupante que tuvieran razon… pero se equivocaron.
    (no tengo acentos en esta maquina gringa)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s