Paul McCartney en México (Foro Sol, 28 de mayo)

¡Gente venidera! Los he abandonado de manera sugerente simplemente para alargar sus ansias de leer este su humilde y recóndito blog. Quizá crean que me ausento por razones futboleras, y que esto de inventar tareas y exámenes finales es sólo para pasar desapercibido hasta el 11 de julio, pero no es así. Aunque sí me gusta el futbol y veo todos los partidos que puedo, y grito los goles de México, pero también tenía exámenes.

El día de hoy vamos a divagar en los días de asueto (obligados, desobligados y por derecho propio). Quién no se ha tomado un día de pinta o unas vacaciones más larguitas, por ejemplo cuando ya vas a entrar a la escuela, pero entras en jueves… y no vas hasta el lunes. Algo así pasó en los últimos días del mes pasado.

Paul mccartney up and coming tour

Up and coming tour

Paul McCartney se presentaría el 27 de mayo en el Foro Sol con un concierto único, teníamos que ir. Así que pedimos ayuda de una gran amiga (¡gracias!) que vive allá para ver si podría hacernos el favor de conseguirnos las entradas. Y así pasaron varios días en los que dormíamos intranquilos porque no había en ningún lugar, se habían agotado en las primeras dos horas de venta. Unas semanas después se decidió abrir una nueva fecha, el 28 de mayo, y esos boletos sí conseguimos.

Y así de repente nos encontrábamos viajando más de ocho horas para llegar a la capital, veríamos al Macca. El viernes, ya en el DF y después de trazar una ruta, llegamos al foro poco antes de las ocho de la noche, el día estaba un poco nublado. Afuera, en las narices de un policía, se escuchaban los primeros ¿te faltan o te sobran boletos? gritos que te acompañan hasta la entrada y que claramente son de esos revendedores que nos dejaron sin boletos para el jueves.

Montones de mercancías con el nombre de Sir Paul: camisetas, gorras, tazas, lapiceras, pulseras, llaveros, chamarras, bolsas, pero para eso no había tiempo, teníamos que entrar a la zona general para alcanzar un buen lugar. También vendían impermeables a 10 pesos, comprar algunos hubiera sido una buena idea. Seguimos el mar de gente, y probamos unos enormes hotdogs antes de ver a uno de los más vegeterianísimos, y no por la edad, claro, supongo que vendían productos animales porque no era lunes.

Esta vez estuvimos a la derecha del escenario. A las nueve en punto, después de la rechifla, se encendieron las pantallas proyectando imágenes de los Beatles. Cuando éstas se repitieron comenzaron las olas, las cuales fueron en aumento hasta obtener las palmas de los presentes.

Casi veinte minutos después se apagaron las luces, se acabaron los chiflidos y comenzaron los gritos ensordecedores, salió Sir Paul con su bajo emblemático, vestido de traje oscuro y con una camisa blanca, él y sus Wings abrían con Venus and Mars y Rock Show para después saludar con un ¡Hola México, hola chilangos!. Era el comienzo de uno de los mejores conciertos que se hayan visto. La energía de la gente, el foro lleno, casi 60 mil personas observando a uno de los ex-beatles.

Entre el público había personas vestidas con trajes del sargento Pimienta, se podían observar tres generaciones distintas, un público completamente entregado. Después de cada canción el Macca bailó al ritmo de ¡Paul, Paul, Paul! Así estuvimos tres horas cantando a todo pulmón algunas de las canciones de los beatles.

Con la canción de Let ‘em in el público dio un espectáculo increíble, mágico, bellísimo, único y hasta inspirador. Los espectadores tomaron los encendedores y los prendieron al ritmo de la canción. Ver el foro iluminándose como estrellas parpadeantes, seguir con la mirada la velocidad del sonido, el andar de la música en cada uno de los oídos presentes, fue una imagen sin igual que cautivó a los músicos y se pudo constatar en sus rostros. Al final de la pieza Paul explicó que esto era algo grandioso y que jamás había visto fuera de México y pidió que lo hiciéramos de nuevo, esta vez al ritmo de una canción que compuso especialmente para nuestro país: Shine the light.

Las nubes no dejaban ver a la luna llena, pero ahí estaba ella, escuchando. A mitad del concierto el vaticinio de lluvia se convirtió el realidad. Paul lo dejó ser bajo las gotas de lluvia que poco a poco caían sobre nosotros. Una canción dedicada a John, otra a George y una más a Linda, y Paul se despidió por primera vez.

¡Oe, oe, oe, oe, Sir Paul, Sir Paul! Y así regresó Paul y sus Wings para seguir con el concierto. Algunas canciones esperadas: get back, lady madonna y se despidió de nuevo con un ademán de que tenía sueño. Un gracias chilangos y salió, ¡pero regresó! Fuegos artificiales y él y su banda salieron de nuevo al escenario. “Es momento de decir adios, ¡adiós! you got to go home, we got to go home“, fueron las palabras de Paul antes de despedirse con Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band.

¡Un concierto sensacional!

Espero hayan disfrutado esta entrada, ahora es tiempo de que yo haga el recuento de las demás cosas que hicimos allá en el DF para que pueda venir a exponerlas por acá, quizá para el siguiente martes ya se retome el curso habitual de las actualizaciones del blog.

¡Saludos!

Anuncios

Un comentario el “Paul McCartney en México (Foro Sol, 28 de mayo)

  1. Cuicuitzcatl dice:

    WOOOOOOOW… No cabe duda, recordar es volver a vivir. Gracias!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s