Contratiempo

Eres síncopa, dulzura cercana, azúcar de rosas para la posteridad, instante de tarde y de último rayo de sol. Eres el por qué de mis manos, por qué a contratiempo delinean tus brazos y tiemblan cercanas a tu cuello. Eres el fulgor que ilumina mis pupilas sorprendidas por el atisbo de luz sobre tu piel mientras juntos esperamos sentados. Eres llegar y vaciar los bolsillos. Mi inspiración, sosiego y canto. Eres, también, ese líquido que recorre desde mis ojos hasta tus manos.

Eres tesoro porque a ti te marca la cruz

Yo soy pirata con parche en el ojo

y tatuaje de ancla en el pecho

que me hunde en el agua de tu mar violento.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s